WBWE presenta: Nick Jones

Conforme las marcas propias de calidad premium se han ido convirtiendo en una estrategia muy utilizada, lotes más pequeños de vinos de gama alta han de transportarse de una bodega a otra. Incorporar un poco de vino cuidadosamente seleccionado puede hacer milagros en la mezcla final. Asimismo, los vinos se transportan sin embotellar desde las bodegas hasta la empresa embotelladora contratada para su posterior envasado, lo cual es especialmente frecuente si el vino se va a envasar en lata o en cualquier otro formato concreto, puesto que las bodegas no suelen contar líneas de embotellado especializadas. Además, cuando se realizan pruebas de mercado para nuevas marcas suele ser habitual comenzar con volúmenes reducidos. Se ahorra mucho dinero empezando a pequeña escala, ya que se dan casos en los que un Flexitank de 25.000 litros es excesivo.

De hecho, el transporte de granel a pequeña escala no es nada nuevo, antiguamente las ánforas eran la manera estandarizada de transportar el vino, y las barricas de roble las sustituyeron hace cientos de años. Cualquiera que haya estudiado los grandes vinos de Burdeos o Borgoña sabe que el transporte a granel era la pauta más frecuente hasta que se popularizó el embotellado en el chateau a principios del siglo XX.

Hoy en día, debido a diversos factores como las presiones medioambientales y económicas, la tendencia global del embotellado en bodega parece que está en declive. En la actualidad, el sector está reaprendiendo lo que comúnmente se denomina “transporte de vino a granel a pequeña escala”. Con la intención de obtener valiosas aportaciones, nos hemos reunido con Nick Jones, jefe de desarrollo técnico de ventas en Arlington Packaging (Reino Unido). Arlington es una empresa que cuenta con una gran variedad de productos innovadores para la manipulación eficaz y económica de grandes volúmenes de líquidos a granel.

El lema de Arlington es “el futuro de la gestión de líquidos”, ¿cómo se presenta ese futuro?

– En un mundo cada vez más orientado hacia la mejora de los estándares de calidad, la gestión de riesgos y la reducción de costes dentro de la cadena de distribución, los productos y servicios que ofrece Arlington Packaging resultan cada vez más relevantes. El eslogan de Arlington, “líderes en el manejo de líquidos”, refleja el dominio de nuestra empresa en el campo de la manipulación de líquidos a granel con tanques revestimiento de un único uso y retornables. Para responder de forma más directa a tu pregunta diría que el futuro se prevé intenso y atareado.

¿De qué tamaño son los contenedores?

– Los contenedores oscilan entre 250 y 1,000 litros. Evidentemente, los volúmenes superiores a 1,000 litros sencillamente requieren un mayor número contenedores y los volúmenes inferiores a 1,000 litros pueden acoplarse en a cualquier contenedor que tenga espacio disponible. Sin embargo, cuando un contenedor no está relleno del todo, la bolsa de carga del interior garantiza que el producto no esté en contacto con espacios vacíos, lo cual elimina la necesidad de rociar gas y cualquier riesgo de oxidación. Los contenedores Arlington están optimizados para maximizar el envío, el transporte en general y el almacenamiento eficaz y, por lo tanto, favorecen la reducción de costes.

¿Necesitarán formación los operadores de las bodegas?

– Arlington colabora con sus clientes para garantizar el correcto ajuste del embalaje tanto para el producto como para el ámbito en el que será utilizado. Nuestros sistemas no son complicados por naturaleza y Arlington asesorará sobre cuáles son las mejores prácticas, así como sobre los procedimientos que reducen al mínimo la intervención de los operadores. En general, los operadores pueden formarse a través de vídeos específicos disponibles on-line.

Haga click aquí para leer la entrevista completa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *